Como abonar nuestras macetas

abonar macetas de forma profesionalComo abonar nuestras macetas

Macetas grandes:las macetas deben ser abonadas cada 2 meses, dependiendo del tamaño de estas y de la época, así será el programa de fertilización.

Por ejemplo en período lluvioso se aplicará una fórmula completa como 15-15-15 ó 12-12-17-2 y en período seco sulfato de amonio o urea en forma diluida.
En cuanto a las dosis a usar es variable con respecto a las fórmulas completas, pero se estima de 1-2 cucharadas lo ás alejado de la planta o lo más cerca del borde de la maceta.
La dosis de sulfato de amonio o urea será de 1 cucharadita en una botella de agua a la tierra de ésta.Después de abonar se debe regar por un período de 7 días consecutivos en ambos casos.

Como abonar diferentes macetas

Macetas pequeñas:Lo más recomendable es abonarlas vía foliar en las dosificaciones siguientes:
Se debe revestir con musgo húmedo o bolsas de polietileno agujereadas (de preferencia negras) y después llenarlas con la mezcla básica de tierra. En caso de ser revestidas con musgo hay que hacerle aberturas para que filtre el agua.
Una vez lista la canasta, se puede abonar con fertilizantes foliares a razón de una copa medidora por galón de agua. Lo anterior se aplicará con bomba atomizadora en lapso de 10 a 15 días según la necesidad de la planta.

Para fumigar

Para la fumigación se necesita hacer una diferenciación entre enfermedades y plagas. La enfermedad se refiere al daño producido por hongos, bacterias, nematodos o virus; y la segunda (plaga) se refiere al daño producido por insectos e incluso roedores.
De la misma forma como se distinguen en su forma de ser, se diferencia en la forma de hacer daño ya que las enfermedades se manifiestan por manchas, quemaduras de hojas, tallos y frutos; en cambio las plagas son cortaduras o perforaciones en los mismo órganos.

En base a esto nos damos cuenta que el control debe ser distinto, por ejemplo: si tenemos daño de algún hongo usaremos un fungicida y si tenemos daño de algún hongo usaremos un insecticida.

Otro punto que vale la pena tocar es que en invierno las plagas y enfermedades son más frecuentes que en veranos, entonces el control de éstas debe ser más intenso.
Los fungicidas e insecticidas  deben ser de baja toxicidad y poca residualidad. Junto con estos últimos se puede agregar un abono foliar y un adherente (en invierno), mezclado en la misma agua.
La dosis a usar y su frecuencia dependen del tipo de planta y estado de la misma plaga o enfermedad (sugerimos consultar a su agroservicio de confianza.

Si quieres mas noticias de interes para ti como la que te hemos mostrado, te recomendamos que visites http://csf-espanha.es/ donde encontraras todo tipo de noticias que te gustaran y te haran ahorrar mucho dinero.

Te esperamos en el proximo post!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.