Cómo elegir la bicicleta ideal

Con cada vez más personas en estos días comprando sus propios automóviles, parece que el ciclismo estuviera pasando de moda. Pero no es así, de hecho, hoy en día es más popular que nunca, porque más personas se están dando cuenta de la importancia de vivir una vida saludable y tener una bicicleta puede conseguirlo en gran medida. Si aún no tiene una, definitivamente debería considerar invertir en una buena bicicleta, porque hay mucho que ganar si tiene una: no solo vivirá una vida más saludable, sino que también podrá ahorrar algo de dinero en el proceso ya que no tendrá que seguir haciendo el mantenimiento de su automóvil.

Primero, averigüe para qué va a utilizar su bicicleta. Si bien la mayoría de las personas simplemente se rascan la cabeza y se preguntan “¿no se utilizan todas las bicicletas para pasear en bicicleta?”. El problema es mucho más profundo que eso. Existen diferentes tipos de bicicletas aptas para diferentes estilos de conducción. Las más comunes son las bicicletas de ciudad y las bicicletas de montaña, y tendrá que averiguar cuál de ellas funcionaría mejor para su caso concreto.

Una bicicleta urbana está hecha para una conducción más relajada y, por lo general, le permite montar en una postura en la que está de pie y está más relajado. Se caracterizan por sus neumáticos más grandes, que también suelen ser más delgados que los neumáticos estándar. El cuadro de una bicicleta urbana también tiene una forma peculiar, desplazando el centro de equilibrio hacia abajo para que la bicicleta sea más estable. Son ideales para viajes habituales por las calles de la ciudad y son la opción perfecta si desea desplazarse en bicicleta al trabajo sin sudar ni cansarse.

Por otro lado, una bicicleta de montaña es para ciclistas más serios y ávidos. Tiene una construcción más clásica con neumáticos gruesos y un marco triangular y, generalmente, una mayor selección de engranajes. Las bicicletas de montaña, como su nombre lo indica, son muy adecuadas para montar en terrenos irregulares, cuesta arriba y cuesta abajo y sobre pequeños obstáculos. También son mejores para conducir a velocidades más altas, especialmente si tiene la pista adecuada disponible. Por otro lado, una bicicleta de montaña no tiene que ser inútil para los propósitos cotidianos: puede usar una para andar por la ciudad tan bien como una bicicleta de ciudad, pero puede acabar el viaje un poco más sudoroso porque tendrá que esforzarse algo más.

Si su objetivo es dar paseos suaves por su vecindario e ir a la tienda del barrio, entonces elija una bicicleta de la ciudad. Si, por otro lado, desea un control total sobre su viaje y tiene la intención de utilizar la bicicleta para fines más extremos, elija una bicicleta de montaña. En cualquier caso, no será barato: para adquirir una buena bicicleta tendrá que realizar una inversión significativa pero también durará mucho tiempo si se cuida correctamente. Y casi no hay nada peor que una bicicleta de montaña que se colapsa a sus pies justo cuando está en medio de un bosque después de haber recorrido varios kilómetros para llegar allí.

Las bicicletas son una excelente manera de quemar un poco de grasa extra y, sin duda, la mejor opción para viajar cuando los precios del combustible aumentan constantemente. ViajesEnBicicletas.com es un gran sitio web dedicado a ayudar a los ciclistas a elegir las mejores rutas en Europa. Una forma de combinar la experiencia de viajar con el placer de hacerlo en bicicleta por lugares singulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.