Piel sana y perfecta de cara al verano

El verano ya está aquí y a la mayoría de nosotros nos gusta llegar alaplaya un poco  bronceados ya, ya haya sido yendo unos días antes a la piscina, acudiendo a un centro de medicina estética en Madrid o tomando el sol en la terraza de nuestra casa.

Hasta 1920 las pieles blancas estaban de moda ya que se consideraba que tener la piel morena era signo de haber trabajado (la alta burguesía no pasaba horas bajo el sol), pero fue la diseñadora Coco Chanel quien tras unas vacaciones en la Riviera Francesa mostró en un desfile su piel dorada.

Tras ese momento y hasta ahora, una piel morena es símbolo de juventud y salud. Pero para poder lucir un moreno bonito este también tiene que ser sano, hay que tener bastante cuidado al tomar el sol para no terminar dañando nuestra piel y provocarnos desde deshidratación, envejecimiento prematuro, manchas e incluso melanomas.

Es por ello que hemos redactado una serie de normas o puntos importantes a tener en cuenta desde el primer momento en  el que vayamos a exponer nuestra piel a los rayos UVA.

  1. Hidrata y limpia siempre tu piel. Hacernos un peeling semanal ayudará a eliminar todas las células muertas de nuestra piel, a oxigenarla y a estimular la producción de colágeno y de nuevas células.

 

Siempre tras la ducha es muy importante hidratarla, ya sea a base de cremas o ahora en veranito con aceites efecto seco, que además de hidratar, se absorben enseguida permitiendote salir sin sentir esa sensación de “pegajoso” sobre la ropa. Las cremas permitirán que tu piel tenga un porcentaje de agua y no se seque no solo con el sol sino con la acción de los aires acondicionados.

 

  1. Cuidado con la alimentación. Es importante alimentarse a base de productos adecuados y que lleven mucha vitamina C, D y agua en estos meses calurosos.Al igual que evitar el exceso de productos grasos o el alcohol, ya que la grasa obstruye los poros y la piel no respira y la acción del alcohol lo que hace es resecar nuestra dermis.

 

  1. A la hora de salir a la calle, aunque sea a dar un paseo deberemos evitar ponernos productos (cremas, desodorantes, perfumes) que lleven alcohol en su composición. Ya que el alcohol sobre la piel y si le da el sol directamente puede terminar provocando manchas.
  2. No olvidarse nunca de la crema protectora para la piel. El sol cada vez es más peligroso, y aunque no estemos en la playa o en la piscina daña nuestra piel de la misma forma si estamos exponiéndola.

Tenemos que dejar atrás la falsa creencia de que las cremas evitan que nos pongamos morenos, lo que evitan es que  nuestra piel se queme y termine dañada.

  1. siempre usar una crema con el factor de protección adecuado para nuestra piel. Saber que los fototipos de pieles claras se queman antes es muy importante, nuestra piel necesitará el factor más alto ya que es más sensible a los efectos del sol.

Mientras que cuanto más morenos estemos podremos ir bajando el factor de protección, pero nunca sin dejar de usarlo.

  1. Tener en cuenta volver a aplicarse la crema una vez que nos hayamos bañado. Aunque la mayoría de cremas sean resistentes al agua siempre es recomendable volver a aplicarse la crema cuidadosamente por todas las partes de nuestro cuerpo.
  2. Proteger nuestros ojos del sol, los rayos UVA también dañan nuestra retina, además de que nuestros párpados son una de las zonas más sensibles a quemaduras (y una de las que más nos olvidamos de proteger).
  3. Evitar la exposición al sol entre las doce y las cuatro de la tarde, ya que es la franja horaria en la que el sol incide más sobre la superficie terrestre y su efecto es más dañino. Si vamos a salir lo mejor es llevar siempre con nosotros un sombrero o una gorra.
  4. No olvidarse nunca del agua, beber agua constantemente para estar deshidratados, si no tenemos agua optar por zumos, fruta o incluso un helado. Nuestra piel necesita reponer el agua que perdemos al sudar o por evaporación.
  5. Una vez hayamos concluido nuestra sesión de sol ducharnos con agua tibia (más tirando a fría) para cerrar los poros de nuestra piel y refrescarnos. Y siempre aplicar abundantemente crema “after-sun” para, además de prolongar el bronceado, rehidratar nuestra piel.
  6. Una vez tengamos nuestro bronceado acudir a una clínica de medicina estética de Madrid para hacernos un tratamiento extra y lucir como nunca.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.